Anuncio presidencial

En respuesta a la irrupción ciudadana contra las AFP, la presidenta Michelle Bachelet anunció el martes 9 una serie de medidas cuyo objetivo central es mejorar las pensiones y acabar con los abusos.

Por Apro / 23 / 08 / 2016

Apro. Lunes 22 de agosto del 2016.- Agencias/ Tras diagnosticar que el actual sistema previsional ha llevado a que muchos, demasiados, reciban pensiones muy bajas y queden entregados a su propia suerte, la mandataria socialista anunció el incremento de la cotización por trabajador de 10% a 15%, diferencia que sería aportada por el empleador en un proceso gradual que tardaría 10 años. Con los fondos recaudados por este rubro se instauraría un pilar de ahorro colectivo que incorporaría aspectos del sistema de reparto, pero dejando su administración siempre en manos privadas.

Bachelet también planteó el fin del cobro de comisiones en tiempos de rentabilidad negativa: Las pérdidas en los fondos de los trabajadores no pueden ser un negocio para nadie.

Anunció además que creará una AFP estatal, tal como había prometido en su campaña electoral con la consigna Dar más y mejores pensiones. La presidenta pidió un acuerdo nacional para sacar adelante las reformas propuestas y en los días posteriores ha recibido a numerosos actores para escuchar opiniones y aunar esfuerzos en pos de los cambios señalados.

Robo legalizado

En los últimos días algunos medios han hecho visibles una serie de irregularidades que las AFP realizan con el apoyo de las instituciones políticas.

Lo que más ha resonado son las comisiones fantasmas o de intermediación que las AFP pagan a traders con los ahorros previsionales de los cotizantes y no con las comisiones que estos dan a las AFP.

Esta comisión fantasma, de la que casi nadie tenía conocimiento, fue creada en 2002, bajo la administración del presidente Lagos, en medio de la discusión de la ley que dio origen a los multifondos de las AFP.

En 2008, en el primer gobierno de Bachelet, fue incrementada hasta un máximo de 1%, con la promulgación de la ley 20.025, que creó el pilar solidario del sistema de pensiones. El 2015 las AFP recaudaron, por concepto de comisiones fantasma, 422 millones de dólares.

Estas comisiones –que no aparecen en los estados de cuenta que mes a mes las administradoras envían a los afiliados– fueron denunciadas en las últimas semanas por Mesina en diversos programas de radio y televisión y fueron precisadas en el programa Informe Especial que transmitió Televisión Nacional de Chile (TVN) el lunes 8.

En Chile las AFP cobran como comisión por administrar fondos en torno a 1.5% de los salarios, lo que les reporta anualmente unos 65 mil millones de pesos. La cotización previsional obligatoria es de 10%.

Según ha denunciado el economista de la Universidad de Chile y experto en previsión Manuel Riesco, las AFP recaudaron en mayo pasado 500 mil millones de pesos (770 millones de dólares). Pagaron con ese dinero 1 millón de pensiones a un promedio de 200 mil pesos cada una, repartiendo 200 mil millones de pesos, quedándose con el excedente.

Riesco señaló este miércoles 10 a radio Bío Bío, que además de los recursos señalados, el fisco entregó a las AFP en el mismo mes de mayo 150 mil millones de pesos en bonos de reconocimiento y aportes previsionales solidarios. De esta manera las AFP en su conjunto se embolsaron en mayo 450 mil millones de pesos, equivalentes a 692 millones de dólares. Esto lo hacen mes a mes y quieren seguir haciéndolo siempre, sentenció Riesco.

Según este economista –que define el sistema de pensiones chileno como de ahorro forzoso– estima que esta expropiación del dinero de los cotizantes es la única causa de las bajas pensiones. Por lo anterior plantea que hay que terminar con las AFP, que han abusado mucho con la gente.

Expresión de este abuso lo evidencia el hecho de que en 2015 las AFP alcanzaron una rentabilidad de 22.4%, mientras que los fondos de los cotizantes sólo se incrementaron entre 0.7% y 3.8%, dependiendo del fondo al que estaban adscritos (del A hasta el E).

En contraste a las exorbitantes ganancias de las AFP, nueve de cada 10 pensiones de vejez por edad retiro programado son inferiores a los 240 dólares. Debido a las bajas pensiones, una gran mayoría de las personas en edad de jubilarse (60 años en el caso de las mujeres y 65 en el de los hombres) deben continuar trabajando. De hecho, según cifras oficiales, la edad de jubilación efectiva es de 67 años en el caso de las mujeres y 68.4 años en el de los hombres.

Otro indicador que muestra el fracaso del sistema previsional chileno es la tasa de remplazo (relación entre el ingreso obtenido al momento de retirarse y el monto de la jubilación) que es cercano a 30%, el más bajo de todos los países de la OCDE y uno de los más bajos del mundo.

De acuerdo con las cifras aportadas en 2015 por la Comisión Asesora Presidencial para la Reforma del Sistema de Pensiones, mejor conocida como Comisión Bravo, en 10 años más la mitad de las pensiones pagadas a quienes hayan cotizado entre 25 y 33 años tendrán tasas de reemplazo menores a 22%.

Estos números contrastan con la promesa vertida al instalarse el sistema, momento en que se aseguró que la tasa de remplazo sería de 70% y que en 2020 podría alcanzar 100% del salario de referencia.

Por otra parte, las AFP se han convertido en la principal fuente de dinero fresco de las grandes empresas –casi siempre relacionadas– a las que prestan a tasas ínfimas. Según datos aportados por Fundación Sol, las AFP han invertido 7 mil millones de dólares en siete empresas del Grupo Luksic; 4 mil 500 en sociedades del grupo Matte y 3 mil millones de dólares en el Banco de Crédito e Inversiones (BCI).

Acorde con lo que consignó el periodista Daniel Matamala en su libro Poderoso caballero (2015), 12 exministros de Pinochet han ocupado u ocupan altos cargos en las AFP. Algo similar han hecho una decena de ministros o viceministros de la hoy oficialista Nueva Mayoría, otrora denominada Concertación por la Democracia.

Como dijo el propio José Piñera: la madre de todas las batallas fue arrancarnos la seguridad social a los chilenos, señala Luis Mesina en la entrevista.

Ojalá este despertar del pueblo se traduzca en que seamos capaces de terminar con uno de los pilares del modelo de desarrollo instalado en dictadura, consolidado en todos estos años de seudo-democracia.