Enemigo del PRI

*El alcalde de Bahía, se ha ganado a pulso el repudio de los badebadenses por sus arbitrariedades, abusos y corrupción, denuncian ciudadanos

Por Roberto Cervantes Flores / 23 / 08 / 2016

Por: Roberto Cervantes Flores
Bahía de Banderas, Nayarit; Lunes 22 de Agosto de 2016.- El voto de castigo es una de las particularidades que distinguen a la sociedad, toda vez que, es sabido, la población vota a favor de los candidatos de algún partido, si sus correligionarios en el poder hicieren un buen trabajo.
Esto quiere decir, que si el gobernante no realiza una labor eficaz y eficiente aprobada por la población que representa, en las más próximas elecciones ello se ve reflejado, como ha ocurrido históricamente en todo el territorio nacional.
En el caso de Nayarit, el ejemplo más ilustrativo ocurrió en las elecciones de 1999, cuando el partido tricolor perdió la gubernatura ante el entonces candidato de la alianza, donde por primera vez se unieron el PAN y el PRD, Antonio Echevarría Domínguez, quien más tarde, no está por demás destacar, vino a causar la mayor decepción en el desempeño de sus funciones.
BAHIA DE BANDERAS
En el municipio de Bahía de Banderas, los grupos en el poder adheridos a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) vienen impulsando indistintamente al diputado local por el décimo cuarto distrito electoral Héctor Santana García, para que sea el próximo candidato del tricolor.
Pese al millonario derroche de recursos que todos los días hace el joven legislador, -los cuales, como parte de una descarada y muy anticipada campaña proselitista, difícilmente podrá justificar-, no logra posicionarse en el electorado como sus promotores quisieran.
Lo anterior debiera ser de mucha preocupación, si se toma en cuenta que a esto le agregamos un absurdo pleito protagonizado por el diputado antes referido y el presidente en turno, José Gómez Pérez, pleito en la que se han registrado daños colaterales, con priístas que han sido directamente afectados
AGRESIONES AL PUEBLO
Si existe una forma de agredir al pueblo es afectándola en su bolsillo, en su patrimonio.
José Gómez Pérez, con esa ambición de poder y dinero, con esas poses de Virrey (aunque de rancho), ha subido en un mil por ciento todos los servicios e impuestos que cobra el ayuntamiento. Y, porque la lista es larga, así como, pese a que en nuestras manos tenemos copias de recibos de distinta índole donde se comprueban los abusos, nos limitaremos a referir que, lejos de aplicar descuentos, ha subido absurdamente sus costos, nadie cree que una multa de tránsito por ejemplo, pueda llegar a costar 9 mil pesos, tampoco que anunciar en una tiendita de abarrotes su nombre, se tenga que pagar 6 mil pesos, estas, son agresiones directas al pueblo, agresiones que provocarán precisamente la transición democrática en el municipio de Bahía de Banderas.